Català Castellano English
Aprovechamiento de biogás en Calvià 2000

Calvià, 2 de enero de 2017

Calvià 2000 aprovecha el biogás generado por la depuración de aguas para optimizar el proceso y producir calefacción y agua caliente

 

-Reduce malos olores y costes económicos y ambientales



La sostenibilidad es un objetivo estratégico para la empresa municipal Calvià 2000, inmersa en un proceso de replanteamiento estratégico que estará finalizado en enero de 2017. Este objetivo supone no sólo llevar a cabo sus operaciones de forma más respetuosa con el medio ambiente, sino llegar a ser un ejemplo de gestión ambiental en el municipio.

Dentro de esta línea de actuación, Calvià 2000 ya lleva a cabo determinadas actividades orientadas a minimizar su consumo energético, especialmente en el área del ciclo integral del agua. Una de las más relevantes es el aprovechamiento energético del biogás como combustible de calderas.

En el caso de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Santa Ponça, esta actividad consiste en aprovechar el biogás generado en el proceso de depuración de las aguas residuales para mantener la temperatura óptima en el proceso de “digestión”, y también para dar calor a las instalaciones y agua caliente a los vestuarios del personal de la depuradora.

El biogás es un gas combustible que se crea en el tratamiento de los fangos, como resultado de la degradación de la materia orgánica presente en ellos en ausencia de oxígeno (digestión anaerobia). El proceso de digestión lo llevan a cabo bacterias metanogénicas, que al degradar la materia orgánica liberan gases, principalmente metano.

Este biogás se acumula en un depósito llamado gasómetro, para poderlo usar posteriormente como combustible en las calderas de la EDAR Santa Ponça. Este depósito tiene una campana flotante que sube o baja en función de la cantidad de gas almacenado. El sistema cuenta con una antorcha, que sólo se pone en funcionamiento para quemado del gas excedente cuando la producción supera la demanda.

La combustión del biogás representa una fuente energética sostenible, reduce el impacto ambiental (olores) y no hay emisiones de gases de efecto invernadero. Como resultado, se reducen los costes económicos y sociales del proceso de depuración.