Català Castellano English
Patrimonio natural

Hay dos elementos que condicionan y definen la vida silvestre de Calvià, uno es el clima mediterráneo que encontramos en la zona, que condiciona el tipo de vegetación y la vida que se desarrolla en ella, y otra es la insularidad, que resulta fundamental para entender el patrimonio natural que encontramos en el municipio.                                                    

Todo y ser, como el resto de Mallorca, un territorio condicionado por la insularidad, Calvià es muy rico en especies de vida silvestre y en especial de endemismos, dada la variada tipología de medios que se dan. Tenemos así:

  1. Una larga y recortada costa, conformando calas, playas, acantilados y numerosos islotes (Islas Malgrat, Isla del Toro, Sa Porrassa…). En esta zona hay que destacar dos reservas marinas, la de las Islas Malgrat y la de la isla del Toro, y la presencia de un LIC (Lugar de Interés Comunitario) y un ZEPA (Zona Especial Protección Aves) en la zona de Cala Figuera, donde encontramos importantes zonas de sabinar y pinar litoral, y aves de interés, como el cormorán moñudo, la pardela balear y la curruca balear. Merece especial mención la antigua presencia de dos salobrales, el de Santa Ponça y el de Magaluf, de los cuales solo nos quedan algunos vestigios del último, con la presencia de hasta seis endemismos de saladinas, cinco de ellos exclusivos de dicho salobral.

  1. Un valle central, que corresponde a las tierras más fértiles y dedicadas tradicionalmente a la agricultura, que es donde se asientan los dos núcleos tradicionales del término, Calvià y es Capdellà. En esta zona encontramos importantes zonas de cultivo dedicadas tradicionalmente a los cereales y a los árboles de secano, alternado con pequeñas zonas de pinar y matorral, creando un paisaje de alto valor ecológico, con elevada presencia de avifauna y plantas silvestres.

  1. Finalmente, encontramos una zona montañosa, formando parte del Patrimonio Mundial de la Unesco de la Sierra de Tramuntana, con dos importantes elevaciones montañosas, la Mola de s’Esclop y el Puig de Galatzó. Esta zona destaca por la presencia de una gran cantidad de endemismos, e importantes zonas de carrizo y de bosque de pino y encina. Destacar la presencia de dos zonas LIC, el LIC de s’Esclop – Puig de Galatzó y el LIC del Puig de na Bauça.

Flora y vegetación

En cuanto a vegetación hay que destacar en el municipio la presencia de importantes praderas de posidonia, la presencia de sabinares y pinar litoral en la zona de Cala Figuera, e importantes zonas de matorral de cojinetes espinosos y vegetación rupícola en la zona de s’Esclop y el Puig de Galatzó. Paisajísticamente, en Calvià domina la presencia de importantes superficies de acebuchales con pino de alepo y de matorrales calcícolas.

En relación a la flora, Calvià destaca por la elevada presencia de endemismos, tanto de litoral, como el Senecio rodriguezii, la Diplotachis ibicensis y las seis saladinas endémicas de la marina de Magaluf, así como de montaña, como los cojinetes espinosos (Teucrium balearicum y Astragalus balearicus) y las plantas rupícolas (Brassica balearica, Genista majorica, Hippocrepis baleárica…) de los numerosos peñascos. Además de los endemismos, en el municipio encontramos numerosas especies protegidas por el Catálogo Balear, como el boj (Buxus baleárica), el acebo (Ilex aquifolium), el mirto (Myrtus communis) y el brusco (Ruscus aculeatus), entre otras muchas especies de interés.

Fauna

La fauna de Calvià destaca por la presencia de la lagartija balear (Podarcis lilfordi) en los numerosos islotes del municipio, la presencia de la población más importante de Tortuga Mora (Testudo graeca) en Mallorca y una importante y diversa avifauna, desde las vistosas rapaces, como el buitre negro (Aegypius monachus), el águila calzada (Hieraaetus pennatus), el autillo (Otus scops) y el halcón peregrino (Falco peregrinus), hasta aves de litoral, como el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) y la pardela balear (Puffinus mauretanicus).

En el municipio también encontramos prácticamente todos los anfibios, reptiles y mamíferos presentes en Mallorca, como el sapo verde (Bufo balearicus), la culebra de cogulla argelina (Macroprotodon mauritanicus), el erizo moruno (Atelerix algirus) y la gineta (Genetta genetta). Tampoco hay que olvidar la elevada presencia de fauna invertebrada en Calvià, alguna de ella endémica, la cual representa el grupo más diverso dentro de la fauna, y en especial el grupo de los insectos.